Colectividad Sudafricana de Chubut

El pasado martes la Presidenta de la Asociación de Amigos del Museo Sivori Irma M. Muslera tuvo de invitada en su programa radial en Eco Medios a Romina Moreno integrante de la Colectividad sudafricana Boer en Chubut y hoy les contamos un poco de la historia de dicha colectividad, ya que nuestra principal tarea es mostrar la cultura argentina como también la de aquellos que llegaron de afuera y dejaron una marca en la misma. Gracias Romina por acércanos la información para la realización de la nota.

En 1902 arribaron a éstas tierras áridas cuando Comodoro Rivadavia era un páramo decasas de chapas, y llegaron a construir sus sueños. Nada fue fácil para los colonos Boer, aun así se fortalecieron y sembraron su simiente con amor y elevaron su grito de libertad para sus hijos y nietos. Son herederos de su pasión, de sus corazones fuertes y generosos. Son hijos y nietos del viento y del mar, son la semilla que germinó en ésta tierra, en una Patria fuerte que tanto anhelaron, sobre todo son el fruto del valor de la libertad y se sienten orgullosos de ser el
único centro de residentes de descendientes sudafricanos en la República Argentina y América. Por iniciativa de un grupo de descendientes de los Pioneros Sudafricanos, se fundó mediante una Asamblea el 4 de Abril de 1992, la Asociación Colectividad Sudafricana del Chubut, en Comodoro Rivadavia. El 23 de Abril se aprobaron los Estatutos que rigen la Institución. Se elige la 1º Comisión
Directiva, obteniendo su Personería Jurídica Nº 1316 el 31 de Agosto de 1992. Desde entonces la Institución ha tenido un fructífero desarrollo e inserción en la Comunidad Comodorense, donde ha desplegado gracias a una gran actividad, la integración de inmediato en la Comisión de Comunidades Extranjeras, siendo una de las Asociaciones fundadoras, con el claro objetivo de rescatar, promover y
difundir tradiciones, costumbres y cultura Sudafricanas en un marco de Fraternidad.

Sus representantes participan activamente en todas las tareas que se propone en función del intercambio y la cooperación destacada de la juventud, pilar fundamental sobre el que se asienta la Asociación, en la que se promueve la cultura sudafricana en sus distintas expresiones.
La joven Asociación busca en su fortalecimiento un marco adecuado para reafirmar una Historia que es parte de nuestra Identidad Patagónica.
En el año 2000, la Comisión Directiva comenzó abocarse a realizar un Padrón de Inmigrantes y sus descendientes, tarea a cargo de la Sra. Elisabet Ríos de Venter y del Sr. Francisco van Heerden como así también de un Monumento y Museo Boer. En el año 2002, Conmemorando el Centenario de la llegada del 1º Contingente de colonos Boer, la Comisión Directiva de la Colectividad inaugura el Monumento al Colono Sudafricano. El 4 de Junio, es Declarado de Interés Provincial Día del Colono Sudafricano por el Gobierno de la Provincia del Chubut.

La actual Comisión Directiva se encuentra Presidida por el Sr. Antonio Wright. En la actualidad se encuentran trabajando en el proyecto del “Centro Cultural Sudafricano” donde se puedan llevar actividades culturales como culinarias, de idioma, danza, una secretaria y biblioteca.

MÚSICA BOER

El boeremusiek es un tipo de música africana del sur, instrumental, como música tradicional, cada intérprete lo hace con su estilo propio jugando diversos tipos de sonidos de concertinas y diversos instrumentos que acompañan, pueden ser acordeones a piano, verduleras, botón, armónicas, piano, guitarra, bajo o banyo, violonchelos, guitarras bajas, que hacen a la riqueza de matices y sonidos. Esta música es alegre, informal, a veces lenta otras ligera, y por momentos indígena por su forma de expresión. Los boer o sudafricanos que llegaron a Argentina a principios de siglo en los años 1902, 1903 en adelante, después de la 2º Guerra Anglo-boer.

LA DANZA

El Volkspelle en Sudáfrica es una danza popular tradicional, significa juegos populares. En Sudáfrica desde antes de la Guerra Anglo Boer, era una tradición bailar a ritmo de un sheetes o shotis, transformándose a lo largo de los años como una forma de danza tradicional, alegre y divertida con dos tipos de ritmo, una casi lenta como un vals, llamada valseado y otra de sentido más rápido y picaresca como polka o zurka.

GASTRONOMÍA

La cocina sudafricana, tal como el crisol de razas y culturas que es el país, es descrita en su justa medida con la palabra “ecléctica”. Se originó en el Cabo y ha sido influida por las tradiciones culinarias africanas, indias, asiáticas, orientales y europeas, tanto del pasado como actuales.
Las especialidades sudafricanas tradicionales dulces incluyen koeksister (trenzas de hojaldre en almíbar con esencia limón y con canela), melktart (tarta de leche con esencia almendras y canela), soetcoekies (galletitas dulces), entre otras.

En platos salados los exquisitos lomos y bondiolas de cerdo con tradicionales salsas Bophuthatswana (con ciruelas y licor tía maría), Pretoria (con ají colorado o llamados morrones rojos – paprika) y Gran Karoo (de ananá y crema), no faltan en la mesa sudafricana-argentina y en la Feria Gastronómica.

Desde Buenos Aires les mandamos un gran y cálido abrazo a toda la colectividad sudafricana.

Les dejamos unas imágenes de Romina visitándonos en el estudio y del Museo Boer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *