Museos con jardines para disfrutar del arte al aire libre (Primera parte)

Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori

En el Parque Tres de Febrero, desde el puente del Rosedal, se advierte una casona con torres en punta, que parece un pequeño castillo de cuentos en medio del bosque. Allí funciona el Museo Sívori, uno de los ejemplos más destacados de integración entre arte y naturaleza.

Su colección data de 1938 y alberga más de 4000 obras de arte argentino, desde el siglo XIX a la actualidad. Luego de varias mudanzas, en 1996 se emplazó en su ubicación actual: un edificio de aires normandos, construido como tambo para la quinta de Juan Manuel de Rosas y convertido en confitería en la década de 1920.

A la construcción original se añadió un moderno edificio con paredes y techos de vidrio, que permiten que el verde del entorno ingrese al interior. El museo se prolonga en un frondoso jardín que ya es una atracción en sí misma, con un patio de esculturas, bancos de madera para sentarse a descansar y un café donde se puede almorzar o tomar algo bajo la sombra de los árboles.

Se puede visitar todos los días salvo los martes. Días de semana de 12 a 20 hs. Sábados, domingos y feriados de 10 a 20 hs. La entrada general vale $50 (miércoles gratis). Para jubilados, estudiantes universitarios, menores de 12 años, personas con discapacidad y sus acompañantes, gratis todos los días.

A continuación les dejamos unas imágenes para que disfruten.

En el Sívori conviven arte, arquitectura y naturaleza en perfecta armonía
Bancos de madera invitan a la contemplación y el silencio, rodeados de verde
Su café es elegido por muchos para almorzar o tomar el té bajo la sombra de los árboles

 

Nota realizada por: Karina de Historias en Verde. www.historiasenverde.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *